Skip to content
Al Límite

ADRENALINA, APRENDIZAJE Y CONVIVENCIA

Al Límite

Precios desde

$829.00  MXN por persona

Pasajeros Dificultad Duración Idiomas que se hablan
Mínimo
Máximo
1
8
Medio 1 Día Español

Adrenalina, aprendizaje y convivencia!

Disfrutamos de un rico desayuno mientras nos aclimatamos, el guía asignado nos entrega nuestro equipo y nos da las indicaciones necesarias, tomamos camino de terracería, a 200 metros nos introducimos por un sendero que nos conduce a la entrada de la gruta, ya con nuestro equipo completo iniciamos el ascenso por una escalera para introducirnos a la cueva del arroyo, en su interior admiramos diversas formaciones rocosas, desde las estalactitas, estalagmitas hasta las columnas que se han llevado miles de años en formarse, seguramente escucharemos el aleteo de murciélagos que habitan en este sitio, en algún momento de esta experiencia realizamos actividades de sensibilización de los sentidos, trabajo en equipo, y descubrimos lo indispensable que son nuestros sentidos.

Al salir de la cueva, continuamos nuestra caminata por un sendero en medio de pinos y encinos mientras disfrutamos el olor a bosque, nuestro anfitrión nos muestra algunas especies de hierbas que se usan para aliviar algunos males, y justo ahí, descubrimos que, quitarnos los zapatos, ¡es una experiencia única!, mientras las plantas de nuestros pies sienten las diferentes texturas que nos brinda la madre tierra, liberamos nuestro estrés, desechamos energías negativas, llegamos al mirador natural de la ventana desde donde tenemos una vista espectacular, el lugar ideal para capturar este momento en una selfie. Retomamos nuestro sendero que nos lleva al rio que proviene de la “Y”, en medio de una vegetación extraordinaria contemplamos espectaculares acantilados y enorme cascadas disfrutamos del agua, nos mojamos la cara, le damos un buen sorbo, rellenamos nuestro envase, llevarte de esta agua es los mejor que puedes hacer, cruzamos el río, nos espera una rica comida en el restaurante los molinos, acá disfrutamos de nuestros alimentos mientras compartimos nuestras experiencias del viaje, no sin antes lanzarnos por la tirolesa.